4 Lecciones que tu empresa puede aprender de Google, Tesla, Spotify y Apple #empresas #negocios

4 Lecciones que tu empresa puede aprender de Google, Tesla, Spotify y Apple #empresas #negocios

¿Qué tienen en común Google, Tesla, Spotify y Apple? Pues que además de ser cuatro de las empresas más innovadoras del mundo y líderes en sus sectores, todas están compuestas por equipos de alto rendimiento. Equipos de trabajo ágiles, focalizados, efectivos y autosuficientes capaces de llevar a sus empresas a un siguiente nivel.

Pero, no es únicamente una cuestión de talento individual; es cierto que estas empresas son capaces de conseguir a los candidatos más brillantes del mundo, pero cómo demostró Google con su Proyecto Aristóteles, es más importante la relación y coordinación que hay entre los miembros de un equipo, que el talento individual.

En este artículo te vamos a dar 4 claves que ayudarán a transformar tus equipos en equipos de alto rendimiento y te daremos un Bonus Tip adicional al finalizar. Equipos orientados a objetivos y capaces de conseguirlos en un tiempo mínimo.

4 Lecciones de Google, Tesla, Spotify y Apple que podemos aplicar en nuestra empresa

 

Lecciones que tu empresa puede aprender de Google, Tesla, Spotify y Apple

1. Tesla – Define un gran propósito

Si una cosa ha hecho realmente bien Elon Musk con sus empresas es establecer un gran propósito en todas ellas. El propósito de Tesla no es vender miles de unidades de Model S o Model X sino acabar con nuestra dependencia hacia los combustibles fósiles. De igual manera, el propósito de SpaceX tampoco es lanzar cohetes con satélites, sino conseguir la tecnología necesaria para llevar al hombre a Marte y convertir a la especie humana en una especie multi-planetaria.

Independientemente de si estos son sus propósitos reales o simplemente una estrategia de marketing y recursos humanos: ¡Está consiguiendo un gran efecto!

Los equipos capaces de establecer y transmitir un gran propósito entre sus miembros, conseguirán mejorar exponencialmente sus resultados. Nuestro rendimiento está directamente relacionado con nuestra motivación y el tener un propósito un un por qué en nuestra carrera profesional hace que nuestra motivación mejore. Si nuestro equipo sabe que está trabajando por algo más que un sueldo, estará mucho más dispuesto a dar el 100% de sus energías para conseguirlo. De igual modo este propósito nos ayudará a atraer y retener el talento en nuestra empresa.

2.  Spotify – Cambia la estructura

“Si buscas resultados diferentes no hagas siempre lo mismo” dijo Einstein en una ocasión. Esta frase bien se puede aplicar al ámbito de la empresa: si queremos innovar y mejorar nuestros resultados, debemos hacer las cosas de forma diferente.

¿Cómo puede conseguir Spotify seguir siendo innovadora pese a tener una gran estructura típica de las empresas más grandes y menos innovadoras? Pues haciendo un cambio en su la forma en la que se organiza. Un cambio que algunas empresas, como el banco holandés ING, ya han aplicado obteniendo muy buenos resultados.

En primer lugar lo que han hecho es crear equipos más horizontales, en los que el papel del manager no es un papel de jefe sino de líder facilitador cuya misión es conseguir guiar al equipo hacia los objetivos establecidos. Esto ayuda a que el equipo establezca relaciones más cercanas y se cree un entorno de seguridad psicológica en el que todo el mundo se sienta libre de opinar, participar y proponer ideas.

En segundo lugar, han subdividido la empresa en pequeñas clusters que han llamado “Squads”. Cada uno de estos squads funciona como una pequeña Startup con una misión determinada y es completamente autónomo. A su vez cada uno de los Squads está subdividido en tribus, que son pequeños equipos con objetivos más específicos. Gracias a ello consiguen ser ágiles y rápidos y pueden aplicar metodologías lean que les permiten ser eficientes con los recursos de los que disponen.

3. Google – OKR (Objetivos y Resultados Clave)

Ahora que gracias a Spotify tenemos una buena estructura y gracias a Tesla una gran misión, ¿Cómo conseguimos cumplir con nuestra misión? Google es un especialista en esto y gracias a su metodología de OKR nosotros también podemos serlo.

OKR son las siglas de Objectives and Key Results, o lo que es lo mismo: Objetivos y resultados clave. Se trata de una metodología de gestión y seguimiento de objetivos realmente eficaz para avanzar hasta la consecución de los propósitos de nuestro equipo o empresa.

Consiste básicamente en establecer objetivos y a estos objetivos asignarles entre dos y tres resultados clave que nos ayuden hacer un seguimiento del objetivo. Vamos a poner un ejemplo de OKR en un departamento de ventas.

Objetivo: Mejorar las ventas recurrentes

  • Resultado clave: Hacer 600 llamadas mensuales por comercial.
  • Resultado clave: Conseguir hacer 200 nuevas demo de producto.
  • Resultado clave: Reunirse con 40 grandes clientes para propuesta de upgrade de plan.

Establecer OKR es una buena práctica para que todo el equipo tenga claras sus prioridades y pueda trabajar de forma alineada. Además, como los resultados clave siempre son numéricos, podemos ir viendo si el avance de cada uno de ellos es el correcto: si por ejemplo detectamos que en un resultado clave nos estamos quedando por detrás de las expectativas, podremos cambiar de estrategia para así conseguirlo.

4. Apple – DRI (Responsables directos individuales)

Por último, ahora que ya sabemos cuáles son nuestros objetivos para alcanzar nuestra misión, necesitamos transformar las palabras en acción y llevar todo a la práctica. El problema es que en muchas empresas, las buenas intenciones se quedan justo en este punto y luego no se acaban cumpliendo.

En Apple desarrollaron una metodología para evitar esto denominada DRI (directly responsible individual). Esta metodología consiste en asignar un responsable directo cada vez que se establece una nueva tarea, un objetivo o una decisión. Este responsable no tiene porqué ser necesariamente la persona que va a desarrollar la tarea, simplemente tiene que ser el encargado de que se cumpla.

El problema es que cuando en una reunión surge una nueva tarea u objetivo, al surgir de forma colectiva, nadie se toma la responsabilidad individual de llevarlo a la práctica. Y unos por otros se va abandonando esta tarea hasta que cae en el olvido. Con el DRI se soluciona esto, si la tarea o el objetivo no se ha cumplido, el manager podrá saber quién es el responsable de dicho incumplimiento para discutir con él cuáles han sido las causas y ponerles solución.

Bonus Tip

Estas cuatro estrategias pueden mejorar de forma radical la forma en la que trabaja tu equipo. Pueden transformar equipos normales en equipos de alto rendimiento. ¿Cuál es el problema entonces? ¿Por qué no todas las empresas los aplican? Pues porque la mayoría no tienen la suficiente disciplina como para llevar estas estrategias a cabo hasta que se convierten en un hábito dentro de la empresa.

Para ayudar a este proceso surgió TribeScale, una herramienta que transforma a los equipos en super-equipos de forma rápida y fácil. TribeScale consigue esto gracias a la mejora de los cuatro pilares fundamentales de los equipos.

  • La comunicación: mediante un chat online organizado que además permite hacer videollamadas y mandar mensajes directos.
  • La coordinación: con un gestor de tareas y DRI que permite ver en qué está trabajando el equipo y asignar tareas en pocos clics.
  • Los objetivos: Con un sistema de gestión y seguimiento OKR muy visual.
  • El ritmo: Con una herramienta de preguntas automáticas que permiten que el equipo esté siempre alineado y focalizado.

Además te permitirá organizar tu empresa en base a una estructura como la de Spotify y establecer una misión que se propague rápidamente por todos los trabajadores. Puedes comenzar a utilizar TribeScale gratis registrándote en la web.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *