Jugar a videojuegos puede beneficiar la formación de la memoria

Un estudio de la Universidad de California ha comprobado que los videojuegos son buenos para la memoria, eso sí, por ahora solos los que son en 3D.

La pérdida de memoria es una de las lacras asociadas a la edad. A medida que las personas envejecemos el cerebro va teniendo menos capacidad para retener nombres nuevos, recordar citas o incluso algo tan simple como dónde hemos dejado las llaves. Gran parte de la culpa de que esto pase se debe a la región del cerebro denominada hipocampo. Esta es también la responsable de la capacidad de reconocer imágenes o formas ligeramente alteradas, algo que igualmente se reduce con la edad.

Estos detalles se perciben más gráficamente en el estudio realizado por los investigadores de la Universidad de California, que han comprobado cómo los videojuegos son buenos para la memoria. Para ello tomaron a un grupo de estudiantes universitarios y los sometieron a una serie de test de reconocimiento de imágenes.

Los investigadores les presentaron imágenes de objetos cotidianos. Después les volvieron a presentar imágenes, en ocasiones las mismas, en ocasiones de los mismos objetos pero siendo las estampas ligeramente diferentes. Este ejercicio trabaja la región del hipocampo, con lo que así los responsables del experimento podían ver las capacidades de esta parte del cerebro en cada uno de los estudiantes.

Una vez hecha esta prueba, los estudiantes universitarios –hay que decir que ninguno de ellos jugaba habitualmente a videojuegos– lidiaron con un videojuego 30 minutos al día durante un periodo de dos semanas. La muestra de gente se dividió en dos: unos jugaron a un título en 2D (Angry Birds) y otros lo hicieron a uno en 3D (Super Madrio 3D World).

Videojuegos son buenos para la memoria

Tras las dos semanas de preparación los estudiantes se volvieron a someter a la prueba de reconocimiento de imágenes. Los que habían jugado al título en 3D mejoraron sus puntuaciones en el test de memoria mientras que los del juego en 2D no lo hicieron. Lo más sorprendente es que la mejora de la memoria no fue testimonial. La puntuación subió un 12%, que es el mismo porcentaje que decrece entre los 45 y los 70 años.

El hipocampo es la región que se asocia con el aprendizaje y la memoria en el cerebro y otros estudios habían concluido previamente que la exploración del entorno contribuía al surgimiento de nuevas neuronas en esta parte. El resto de neuronas se activaban además cuando una persona hace algo tan simple como reconocer el lugar en el que está si se encuentra en un nuevo sitio.

En comparación, un juego en 3D estimula el hipocampo igualmente al obligar a la persona a explorar un entorno con cierta riqueza, bastante más complejo que uno en dos dimensiones, con mucha más información que procesar y que aprender.

Imágenes: Nintendo y  zenjazzygeek

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *